La Feria del Libro de Sevilla quiere crecer e internacionalizarse

El próximo día 6 de mayo comienza una nueva edición de la Feria del Libro de Sevilla, el principal evento de las letras de la ciudad, que estará dedicado este año a la figura de Miguel Hernández en el centenario de su nacimiento. En el recinto habrá setenta expositores en los que participarán librerías, editoriales e instituciones andaluzas.

 

Miguel Hernández será el eje central de las actividades que se realicen en la Feria del Libro. En torno a su figura se organizarán numerosas actividades en las que no sólo participarán expertos, sino que además habrá otros actos dirigidos tanto para el público infantil como juvenil.

 

Uno de los eventos principales respecto a la figura del poeta de Orihuela será el ciclo «El viento que no cesa. Centenario del nacimiento de Miguel Hernández». El día 11 de mayo participarán José Luis Ferris, Juan Cobos Wilkins y Jorge Urrutia. El 12 de mayo le tocará el turno a Carmen Alemany, Gabriele Morelli y Rafael de Cózar. Por último, el día 13 intervendrán Alfonso Guerra, Javier Pérez Bazo y Julio Neira. Además el actor Liberto Rabal hará una lectura de poemas. Como dato destacado, el día 12 acudirá Marcos Ana, poeta que estuvo preso junto a Miguel Hernández.

 

También sobre el poeta alicantino se hará el ciclo «Cultura y Alfabetización, Miguel Hernández y las Misiones Pedagógicas en la Segunda República». En el mismo se presentará el libro «Yo, sí puedo, rumbo a un mundo libre de analfabetismo», de Ismael Sánchez.

 

Los escolares aportarán también muchas cosas a la figura de este universal poeta, ya que se hará un recital con sus versos más célebres, se presentarán libros para sectores juveniles, así como trabajos del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau de Cuba. Asimismo, se organizará un recital-concierto con lecturas de poemas y la participación de cantautores como Ariel Barreiros, Nelson Valdés y Manuel Gerena.

 

En palabras del director de la Feria del Libro de Sevilla, Javier López Yáñez, «acometemos la Feria tras unos cambios en nuestra organización y en nuestros objetivos. Hay una línea de crecimiento en la Feria, pese a la crisis económica. Tenemos una idea de futuro positiva. Hemos encontrado formas de comunicar a través de internet. Hemos tenido años de crecimiento muy altos. Este año aspiramos a mantener las ventas o aumentar un poco con respecto a otros años».

 

Respecto a todas las actividades sobre Miguel Hernández, todo esto se engloba dentro del epígrafe «Sevilla capital de la poesía», que fue el lema que reinó en una pasada edición de la Feria del Libro. «Hace unos años dedicamos la Feria a la poesía, y eso fue una apuesta de mucho riesgo. Esa línea la hemos reforzado, y este año contaremos con el apoyo de la Consejería de Cultura y Delegación de Juventud del Ayuntamiento para los eventos sobre Miguel Hernández», apunta López Yáñez.

 

Por otra parte, se celebrará también una segunda edición de «Los futuros del libro», encuentro que el año pasado concitó a los principales expertos dentro de este sector. Este año «veremos cuáles son los efectos concretos de las nuevas tecnologías en el mundo del libro -difusión del libro, redes sociales...-. Nosotros entendemos que el libro lo es en el soporte que sea, aunque ahora mismo la demanda es en papel», indica López Yáñez. En ese sentido, la Feria no ha recibido demandas de editoriales que quieran una caseta para vender libros electrónicos. «Hoy por hoy el libro electrónico no se está comercializando por ferias del libro, aunque estoy seguro de que llegaremos a ello», admite el director de la Feria del Libro.

 

Hacia lo internacional

Uno de los aspectos más interesantes de la Feria del Libro de Sevilla es que tenderá en pocos años hacia un modelo de internacionalización. Este año ha comenzado este proceso con actividades organizadas por la Fundación Tres Culturas.

 

La idea es construir en tres fases ese modelo internacional. En una primera se contará con autores extranjeros. En otra posterior participarán editoriales de otros países. El último paso será establecer un lugar de encuentro de compra-venta de derechos entre editores y autores, algo que equipararía a Sevilla con otras grandes ferias como Guadalajara o Frankfurt. «Nuestra mirada internacional se va a centrar fundamentalmente hacia el Mediterráneo y especialmente hacia América, con los que tenemos una deuda pendiente, que intentaremos saldar el año que viene con un desarrollo importante», indica López Yáñez.

 

En todo caso, ese mayor peso internacional no significa perder el factor local. «Nosotros empezamos con la vocación local, ahora tenemos un prestigio nacional. Es posible desarrollar lo local y lo internacional. La Feria debe estar al servicio del lector y del sector del libro. Una Feria del Libro potente ha favorecido un mayor peso del sector editorial del libro en Sevilla», admite López Yáñez, quien apuesta por una promoción masiva de los autores y editoriales sevillanos y andaluces.

 

Por otro lado, este año la Feria del Libro contará con setenta expositores. Según López Yáñez, «se han creado pequeñas librerías en Sevilla que tienen que tener su cabida en la Feria». A este respecto, este año habrá más actividades organizadas por librerías. Además participarán el Parlamento de Andalucía, pequeñas librerías especializadas (Baobab, La Araña...), se agruparán varios editores en un mismo expositor, etc.

 

Se mantiene, asimismo, el diseño de la ubicación del recinto ferial en las plazas Nueva y de San Francisco. Hace unos años la Feria contaba con cincuenta expositores, ahora somos setenta. «Ha habido expositores que estaban en la Plaza de San Francisco y querían continuar allí, el resto se han sorteado. Hay fórmulas de sorteo para que toque en un espacio u otro. Hay algunos que prefieren estar en la Plaza de San Francisco y otros en la Plaza Nueva», admite el director de la Feria.

 

A pesar de que este año no se cuente con el festivo del primero de mayo, la Feria del Libro prevé mantener e incluso aumentar moderadamente las ventas del año pasado.

Ir a listado de noticias