Gran ambiente y muchas ventas en la Feria de Artesanía

Alrededor de 7.600 personas visitaron a lo largo de todo el fin de semana la Feria de Artesanía del País Vasco que ayer cerraba su edición número 32 en Errenteria. Organizadores y artesanos se mostraron satisfechos con la cifra alcanzada, así como con el nivel de ventas conseguido.

 

La sala polivalente José Luis Caso, situada en el Centro Cultural Merkatuzar, antiguo Mercado Municipal, fue el escenario de una variada y amplia participación de maestros artesanos procedentes de toda Euskal Herria. Un total de 50 mostraron sus creaciones, que abarcaban desde jabones y flores secas hasta tallas en madera, piedras o cuchillería, y, en la mayoría de los casos, también el modo en que las confeccionan.

 

«Ésta es una de las pocas ferias en las que el público puede ver cómo trabajan los artesanos. Es algo que a la gente le gusta y valora. No hay más que ver al herrero, que no ha dejado de llamar la atención. Ya sólo el sonido del martillo atraía a los visitantes», comentaba Jone Idiazabal, integrante de Ereintza Elkartea, la asociación organizadora de la feria de la artesanía de Errenteria, con la colaboración por primera vez de las asociaciones Gabiltza y Lur Kolektiboa, y el patrocinio de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Errenteria y Kutxa.

Ir a listado de noticias